PUNTO 2 UNIFORMES, S.L.
PUNTO 2 UNIFORMES, S.L.

La chaqueta americana

Es una prenda fundamental en cualquier guardarropa,  desde el traje màs clàsico confeccionado en un tejido principe de gales hasta la prenda sport en tejidos de verano. aporta a nuestro vestuario ese toque elegante, serio y distinguido.

Existen una gran variedad de modelos, pero los dos que sientan las bases en el diseño de esta prenda serian un corte recto o cruzado.

Corte recto. 

Este corte es el màs utilizado, ya que se puede adaptar jugando con colores y tejidos a un linea clasica y elegante o tambien a una prenda de linea màs sport o juvenil.

Corte Cruzado.

Este corte es el màs clasico y muy apropiado para un tipo de prenda màs seria. Es muy aconsejable para personas gruesas.

 

El cuello
El cuello de la camisa debe siempre sobresalir por la parte trasera de la chaqueta pero sin hacerlo en su totalidad. Esto debe ser así tanto cuando ésta esté abierta como abotonada.

Igualmente, el cuello de la chaqueta debe estar en contacto permanente con la camisa y no debe abrirse ni por detrás ni por los laterales. El lateral externo del cuello de la camisa debe siempre estar cubierto por las solapas de la chaqueta.

Finalmente debemos observar que el cuello de la chaqueta no se termine subiendo y provocando la habitual arruga en el comienzo de la espalda.

La longitud
Sobre la longitud de la chaqueta, a pesar de los gustos personales de cada caballero, hay unas normas básicas que no podemos dejar de observar.

Como norma general, el largo de la chaqueta lo determinará la longitud de los brazos. Permaneciendo de pie y dejando caer libremente nuestro brazo, la altura de los nudillos establecerá hasta dónde llegará el largo de nuestra chaqueta.

Otra forma de establecer la longitud de la chaqueta es la que usan algunos sastres consistente en dividir el cuerpo en dos partes idénticas y haciendo coincidir el largo de nuestra chaqueta con la parte superior del cuerpo.

Las mangas
Un fallo bastante común en muchos caballeros es llevar las mangas de la chaqueta demasiado largas y en cambio las de la camisa demasiado cortas. Como pauta general indicar que el largo de la manga debería llegar hasta el hueso de la muñeca y desde aquí hasta donde empieza a ensancharse la mano se debería extender la camisa. Nunca la parte de la camisa que sobresalga por la chaqueta debería permitir ver los gemelos. Éstos marcan siempre el límite.

El número de botones y aberturas
Debemos evitar comprar chaquetas con más de tres botones. Como hemos ya indicado aquí, es importante saber qué uso vamos a dar a nuestra nueva prenda. Si queremos que perdure a lo largo del tiempo y que no pase pronto de moda deberemos adquirir chaquetas con dos botones. También las chaquetas con tres falsos botones donde solo se abotona el del medio son una buena opción.

Siempre las dos aberturas traseras son más elegantes que las chaquetas con una sola central o incluso que aquellas que carecen de cualquiera abertura. A la hora de sentarnos la doble abertura lateral siempre aporta una comodidad extra.

La hechura
Este es uno de los puntos que más debemos cuidar. Seguro que todos hemos visto como hay señores que parecen vestir un traje dos tallas grandes donde tanto los hombros, las mangas y el frontal parecen indicar que alguien les ha prestado esa chaqueta para sacarles de algún apuro.

Si bien esto es de todo punto desaconsejable, no lo es menos el hacernos con una chaqueta demasiado corta o que una vez abotonada nos quede excesivamente ajustada.

Como indicación general apuntar que la chaqueta debe permitirnos tener el suficiente espacio entre ella y nosotros y nos debe dejar movernos con libertad. La chaqueta debe quedarnos ceñida pero nunca ajustada; no debería producir ninguna arruga ni en el caso de introducir una cartera y un móvil. Si al abrocharla se produce una especie de X en el frontal tendremos que ceñirla menos. Y todo esto, por supuesto, sin que parezca en ningún momento que nos está ni un centímetro grande.